Valentina Acierno
Vicens Vidal
Victor Rahola
Xabier Eizaguirre
Xabier Unzurrunzaga
Xavier Fàbregas
Xavier Monteys
Xavier Rubert de Ventós
Zaida Muxí
Àlex Giménez
Amador Ferrer
Angel Martín
Anton Pàmies
Antoni Llena
Antoni Marí
Antonio Font
Aquiles González
Ariella Masboungi
Axel Fohl
Beth Galí
 
Mi recuerdo para Manuel de Solà-Morales me lleva a compartir cómo le conocí y la
oportunidad que me dio de tratarlo y aprender de él.
Posiblemente yo sea de las pocas personas que trabajamos en el DUOT que no ha tenido a Manuel de Solà-Morales como profesor en la ETSAB, ya que estudié en Buenos Aires. Aún así, como para muchos, de Barcelona y del mundo, Manuel de Solà-Morales fue uno de mis maestros, a través de su obra, tanto proyectual como escrita.
Al ingresar como profesora del DUOT tuve la oportunidad de conocerle y de aprender directamente a través de nuestras charlas. Hablar con él no fue mi iniciativa, ya que su figura tan importante me imponía un respeto-temor que hacía que yo no me acercara a hablarle. Fue él quien se acercó de manera ocurrente en una fiesta del jurado de los premios FAD que él presidía. Esos primeros años en la Escuela de Arquitectura de Barcelona mi actividad docente se expandía más allá de las clases de urbanística por las tardes, de
manera que muchas mañanas de jueves y viernes, que eran las que principalmente Manuel estaba en el departamento, me viera allí trabajando y yo le saludara con un amable pero tímido “buenos días”.
Así que el día de la fiesta se acercó a un corro que compartíamos con Maria Rubert y Josep Maria Montaner, entre otros, y me dijo “et conec però no et conec”… me quedé desconcertada, no sabía que decirle, era una especie de reclamo por la falta de no haberme presentado “oficialmente”.
Poco tiempo después, a raíz de una exposición sobre vivienda en España que preparábamos con Josep Maria Montaner, le llamé para obtener información sobre uno de los mejores proyectos de barrios contemporáneos, del cual Manuel de Solà-Morales era el director del master plan y responsable de parte de sus edificios. El proyecto en cuestión, el barrio de Torressana en Terrassa, significó un factor importante en la posibilidad de acercarme a él y aprender directamente. Escribí un pequeño texto para la exposición, y tiempo después él me pidió que escribiera sobre el mismo proyecto

urbano para la revista Quaderns. En esta ocasión fuimos toda una mañana a Torressana y, allí, in situ me explicó el proyecto. Fue un desafío y un honor que me eligiera para hacer ese texto.
Para el curso 2009-2010 de la ETSAB Manuel de Solà-Morales dio la lección inaugural, La urbanidad de la arquitectura, que, con el equipo de dirección de la escuela, decidimos que fuera el texto que sirviera de marco para la revista Visions número 8. Gracias a ello pude volver a tener una lección privada: una comida en la que hablamos del texto y aprendí de sus comentarios sobre los proyectos acertados y los fallidos de la ciudad contemporánea, especialmente de Barcelona.
Estas son dos pequeñas memorias, muy personales, que he elegido, con la emoción de haber tenido la oportunidad y la suerte de haber podido conocerlo y aprender directamente de Manuel de Solà-Morales, de quien seguiremos aprendiendo siempre que analicemos sus proyectos y leamos sus textos. Muchas gracias, Manuel. / Barcelona