Valentina Acierno
Vicens Vidal
Victor Rahola
Xabier Eizaguirre
Xabier Unzurrunzaga
Xavier Fàbregas
Xavier Monteys
Xavier Rubert de Ventós
Zaida Muxí
Àlex Giménez
Amador Ferrer
Angel Martín
Anton Pàmies
Antoni Llena
Antoni Marí
Antonio Font
Aquiles González
Ariella Masboungi
Axel Fohl
Beth Galí
 
Hacia una teoría estructural de la forma urbana y de su proyecto.
En la búsqueda de un soporte teórico y metodológicopara el proyecto de la ciudad y el territorio ha resultado decisiva, tanto a nivel internacional como local, la etapa de los años setenta y ochenta del pasado siglo.
Durante ese período se producirá una aportación fundamental a la teoría de la forma urbana y de su proyecto por parte del Laboratorio de Urbanismo de Barcelona, dirigido por el profesor Manuel de Solà-Morales, del que me honro en haber sido co-fundador y colaborador a lo largo de más de una década, y cuya positiva influencia ha estado presente hasta ahora en mis trabajos académicos.
Las denominadas “Formas del Crecimiento Urbano” y el “El Proyecto Urbano” han sido dos contribuciones trascendentales tanto para la enseñanza del urbanismo, como para las trasformaciones urbanas producidas en nuestras ciudades.
Entre las aportaciones iniciales del grupo italiano del Istituto di Architettura de Venezia (A. Rossi, C. Aymonino…) de finales de los años sesenta, y la del grupo de l’Ecole National d’Architecture de Versailles (P. Panerai, J. Castex…) de los ochenta, estará la del LUB , de una teoría de perfil más estructural sobre las formas residenciales del crecimiento urbano, que a partir de principios de los setenta se traducirá en programas académicos sucesivos, inicialmente en las Escuelas de Arquitectura catalanas, y que en buena parte tiene su origen en el concurso contra el Plan de la Ribera (Recualificación del Sector Marítimo Oriental del Poble Nou, de Barcelona), de diciembre de 1971.
El concurso fue promovido por cinco Asociaciones Ciudadanas y cuatro Colegios Profesionales contra la iniciativa de la empresa La Ribera S.A. (marzo 1966), de transformar aproximadamente 225 Ha. del frente marítimo entre la Barceloneta y el Besós, propiedad de grandes y medianas empresas, bajo el slogan “Barcelona, una ciutat que no pot viure d’esquena al mar” .
Pretendía su transformación en una marina de lujo, dibujada por el arquitecto Bonet Castellana, promovida por un importante empresario del sector energético y gestionada por algunos entonces jóvenes ejecutivos, después reconocidos profesionales en sus campos de actividad.
La convocatoria del concurso respondía claramente a la preocupación sobre las previsibles consecuencias sociales y patrimoniales para el sector público de la amplia remodelación prevista, y coincide en el tiempo con la aparición hacia 1970 de las primera iniciativas de grandes remodelaciones urbanas en nuestro país (La Ribera, en Barcelona; Las Pozas, en Madrid), en línea con las operaciones del Urban Renewal americano de los años 60 y con las de la Renovation Urbaine francesas.
También, con la etapa de los Movimientos Sociales Urbanos (MSU) de resistencia popular frente a las iniciativas urbanísticas institucionales y en la lucha por la mejora de la ciudad heredada, producto del boom inmobiliario asociado al proceso de industrialización desde mediados de los años cincuenta.
Los primeros síntomas de concentración financiera en los operadores urbanísticos, con la progresiva introducción del capital privado en las grandes actuaciones públicos previstas y la creciente sensibilización política de las clases medias y populares frente a los déficits urbanísticos, están detrás de la convocatoria del concurso, en el que gana el primer premio el equipo del LUB dirigido por Manuel de Solà-Morales.
Desde una posición crítica frente a la especulación capitalista, el trabajo desarrollará un análisis de nuevo cuño del sector en estudio, sobre los mecanismos de producción de ciudad, de la implantación de las actividades y de la transformación urbana, así como su relación con la intervención urbanística, a través de la propuesta de instrumentos específicos que tratarán de superar la simple visión remedial de las carencias urbanas.
La exploración sobre los sistemas de organización morfológica existentes en la zona, y sobre los procesos detectados (morfogénesis), permite situar la respuesta al problema planteado en clave teórica de amplio espectro, estableciendo una interpretación general para la zona, relacionando:
-La localización de las actividades con el espacio social, a través de la elaboración del modelo de crecimiento, explicativo de la competencia por el espacio.
- La morfología con la localización espacial, en la relación dialéctica con el planeamiento urbanístico, que da lugar a formas específicas y a directrices de ordenación marcadas por las preexistencias (caminos, tramas, etc.).
- El proceso tipológico con la morfología, que establece el puente entre los dos anteriores y se constituye en el núcleo central de la propuesta presentada, ya que será el contenido fundamental de la intervención urbanística.
En la estrecha relación entre análisis y proyecto, se establecerán y aplicarán unos procesos provocadores de tres tipos de transformaciones con contenidos e instrumentos específicos:
a) de ordenación, previa de tratamiento tipológico y normativo, que comportan la reordenación parcelaria y volumétrica, y se aplicarán a los procesos consolidados.
b) de calificación, que suman a los anteriores una actuación física concreta, actuando por difusión en la contigüidad espacial, y que se aplicarán a los procesos obsoletos detectados.
c) de estructuración, sobre elementos relevantes de la estructura urbana, que actuarán por inducción a través de la generación de nuevas infraestructuras, encadenando los dos anteriores.
En su conjunto, el trabajo presentado no sólo contribuyó a enriquecer el conocimiento urbanístico
sobre el sector y sus posibles oportunidades y alternativas de trasformación –a través del análisis mofotipológico- sino también a proporcionar modelos orientativos sobre los instrumentos más adecuados para influir en los procesos en curso.
Se puede entonces orientar el esfuerzo docente e investigador mucho más directamente en el proyecto urbano como campo de discusión y de ejercicio específico, poniendo de relieve su importancia como propuesta integradora de las formas urbanas y arquitectónicas, en la superación de las versiones más simplistas o esquemáticas de la relación tipología-morfología.
La propuesta ganadora del concurso, publicada después con el título Barcelona, Remodelación Capitalista o Desarrollo Urbano en el sector de la Ribera Oriental, por la Gustavo Gili (1974), contemplada cuatro décadas después, y a la luz de las transformaciones ocurridas, muestra, aún en su carácter de proyecto-manifiesto, su valor seminal para la reconstrucción de ciudad.
Muchas de las operaciones allí enunciadas de carácter general (trazado de la Ronda Litoral, Moll de la Fusta, PERI de la Barceloneta, Apertura de la Diagonal hasta el mar, ampliación de la Ciudadela, Paseo Marítimo y Playas, etc.) están ahora materializadas de la manera prevista, o realizadas con otros contenidos y formas en los mismos emplazamientos (Vila Olímpica, Rambla del Poble Nou y asentamiento residencial, sector Fórum, remodelación de los barrios de La Mina y La Catalana, Parque Pere IV-Diagonal, etc.) o incluso la operación 22@ (conceptualizada en nuestro Máster UPC en Proyectación Urbanística) están allí presentes, o son coherentes con la propuesta realizada, demostrando la potencia y el alcance de la definición teórica del problema práctico planteado.
Cuatro décadas después del esfuerzo realizado en la conceptualización de las formas y procesos del crecimiento de la ciudad compacta, y en la propuesta de unos instrumentos de intervención más específicos y capaces de tratarlos adecuadamente, en el marco sobrevenido de una “nueva territorialidad”, la de la “ciudad-territorio” o de la “ciudad-red”, vuelve a plantearse de nuevo la necesidad de un esfuerzo similar al realizado en los primeros años setenta, ahora sobre una nueva realidad urbana y territorial tan diferente, necesitada de nuevas aproximaciones teóricas y metodológicas para el análisis y el proyecto urbano y territorial, a las que modestamente intentamos contribuir, para lo que la experiencia histórica vivida en el LUB, dirigido y orientado por nuestro entrañable amigo y maestro, es un referente irrenunciable. / Barcelona